METODOLOGÍA

ARQUEOLÓGICA

Las primeras investigaciones arqueológicas submarinas comenzaron a principios de la década de 1950. Desde entonces, los arqueólogos han desarrollado completamente las técnicas necesarias para explorar y excavar sitios arqueológicos subacuáticos. Dada la limitación de profundidad de los equipos de buceo, las investigaciones de yacimientos arqueológicos subacuáticos se han limitado principalmente a aguas poco profundas. Los vehículos teledirigidos (ROV, por sus siglas en inglés) desarrollados originalmente hace más de medio siglo por la Marina de los EE. UU. para localizar armas y barcos perdidos en profundidades que superan el alcance de los buzos, ahora son comúnmente utilizados por las marinas y compañías de petróleo y gas del mundo para la construcción y exploración en aguas profundas. Desde finales de la década de 1980, los ingenieros y arqueólogos han avanzado desde la simple inspección visual y la remoción aleatoria de artefactos, hasta un completo desarrollo en excavaciones robóticas de naufragios en aguas profundas.
Tras el descubrimiento, se le realiza una prospección al sitio mediante la combinación de tecnologías de batimetría multihaz, sonar de barrido lateral, perfilador de subsuelo y magnetometría. Esto nos permite posteriormente desarrollar un plano no intrusivo al yacimiento.

VEHĺCULOS TELEDIRIGIDOS

(ROV)

MAC dependerá principalmente de los ROVs para llevar a cabo la inspección, el mapeo y la excavación del naufragio. Los ROVs son robots submarinos conectados a un barco en la superficie por un largo cordón “umbilical” que les permite enviar imágenes en tiempo real a la sala de control del barco. Cada ROV está equipado con varias hélices para guiarlo a través del agua y superar las corrientes. Un piloto del ROV en el barco dirige y opera el ROV, cuidadosamente, alrededor del sitio del naufragio y siempre bajo la dirección de un arqueólogo.

Los ROVs de MAC están equipados con sonar para mapeo, sensores para recopilar datos, brazos de manipulación para tomar muestras, e incluso para recoger y excavar con cuidado objetos frágiles. Con su control de precisión y potentes herramientas, los ROV de MAC llevarán a cabo una variedad de tareas de precisión importantes para el reconocimiento del naufragio. En la siguiente fase, el equipo humano de los ROVs de MAC realizarán una excavación de los artefactos históricos del San José de una manera arqueológica controlada y rigurosa. Los ROVs estarán equipados con una manguera que produce chorros de agua o de succión para eliminar sedimentaciones, de modo que los arqueólogos puedan acceder a los objetos que se encuentran debajo y exponer las maderas que están tapadas por depósitos de sedimentos.

Durante la excavación, los sistemas de los ROVs de MAC recopilarán el mismo nivel de información de una excavación en tierra, utilizando:

• Cámaras de alta resolución

• Cámaras fijas de alta resolución

• Iluminación

• Un sistema de referencia de posicionamiento acústico LBL para identificar la ubicación exacta del ROV. Esto se combina con sensores de posicionamiento en los brazos del manipulador para garantizar la exactitud de posicionamiento en cm para cada artefacto recuperado

• Cámaras para fotomosaicos 3D para documentar el proceso de excavación

• Succionadores arqueológicos para la remoción detallada de sedimentos

• Manguera con boquilla ventosa para recuperación de artefactos

• Toda la información se registrará por medio de un sistema avanzado de base de datos desarrollado específicamente para proyectos de arqueología.

• Esto asegura que todos los datos arqueológicos queden almacenados y estén disponibles para el futuro. Todo el proyecto de MAC se publicará con los más altos estándares posibles.

PLATAFORMA

ARQUEOLÓGICA MECANIZADA

MAC tiene la intención de utilizar una plataforma arqueológica mecanizada de soporte de excavación para ayudar a proporcionar el mayor grado de precisión en las operaciones. Esta técnica fue pionera en un naufragio del siglo XVIII ubicado en el Mar del Norte. MAC tiene la intención de utilizar el mismo equipo y la misma metodología en la excavación del San José. La plataforma arqueológica mecanizada actúa como una guía para que los ROVs recuperen artefactos históricos con precisión y cuidado, minimizando el riesgo de daños y simultáneamente registrando su ubicación exacta en el naufragio.

La metodología de MAC para la arqueología del San José requiere que el ROV se acople a la plataforma arqueológica mecanizada para reducir los riesgos de libre navegación del ROV cerca de objetos frágiles y para reducir el impacto de la corriente sobre él. Incluso en aguas profundas puede haber corrientes fuertes o impredecibles.

El ROV se estaciona solo a unos pocos centímetros por encima del yacimiento y recoge artefactos utilizando sus delicados brazos manipuladores. El piloto del ROV en el buque de excavación utiliza una palanca de mano (joystick) para colocarlos en cestas en el fondo marino para su futura recuperación. La plataforma de acoplamiento del ROV puede moverse en todas las direcciones sobre la plataforma arqueológica mecanizada mediante el uso de ruedas dentadas motorizadas, de modo que el ROV pueda acceder a toda el área del naufragio que está dentro de la plataforma. Por lo tanto, nuestra plataforma arqueológica mecanizada proporciona un excelente control de posicionamiento para el ROV y permitirá a los arqueólogos excavar el sitio del San José con gran precisión, de modo que se pueda extraer la mayor cantidad de datos de investigación al mismo tiempo que se asegura el manejo cuidadoso de los artefactos para ser recuperados posteriormente a la superficie.

Sistemas de posicionamiento

Con el fin de llevar a cabo una operación de precisión en el fondo marino interconectado con el sistema de posicionamiento dinámico del barco y los ROVs, MAC utilizará herramientas de posicionamiento acústico de última generación. Los transpondedores en los ROVs y en el fondo marino emiten señales de sonido entre sí para permitir a los investigadores de MAC rastrear la ubicación exacta de los ROVs en el sitio del naufragio y registrar las ubicaciones precisas de los objetos del naufragio. El barco en superficie está equipado con Sistemas de Posicionamiento Global Diferencial (DGPS) que proporcionan una precisión mucho mayor que las señales de GPS estándar.

Para alcanzar las precisiones necesarias para los registros arqueológicos de calidad, que son tan detallados en términos de unos pocos centímetros, MAC utilizará datos DGPS para posicionar los ROVs y las herramientas de excavación, junto con la información de posicionamiento de la plataforma arqueológica mecanizada, los brazos del manipulador y la fotogrametría 3D.

Fotogrametría 3D

La fotogrametría es una técnica de medición tridimensional de coordenadas que utiliza fotografías para construir un modelo de las características de un paisaje submarino o, en el caso del San José, un naufragio. Al tomar múltiples fotografías a través de los ROVs, el paquete de fotogrametría de MAC puede producir un modelo 3D completo del sitio de un naufragio. Los modelos se pueden usar para comparar el progreso de la excavación a lo largo del tiempo entre los diferentes modelos y permiten a los científicos comprender la construcción y los restos del naufragio con mayor claridad.