Para garantizar los más altos estándares de conservación posibles, MAC financiará, construirá y operará un laboratorio de conservación donde se tratarán todos los artefactos recuperados. MAC ha contratado los servicios de York Archaeological Trust del Reino Unido para diseñar y administrar las instalaciones. York Archaeological Trust es una de las unidades de conservación arqueológicas marítimas más importantes del mundo con profesionales expertos en la conservación de artefactos provenientes de sitios marinos en muchos países de Europa, Medio Oriente y Asia, y en diferentes épocas desde el Neolítico pasando por el Período Romano, Sajón y Vikingo, hasta el Renacimiento y al período moderno temprano.

York Archaeological Trust es una organización benéfica independiente y una Organización Registrada con el Chartered Institute for Archaeology (CIfA), y todo el equipo de conservación comprende miembros de su organismo profesional, el Instituto de Conservación del Reino Unido (ICON). Esto significa que YAT se adhiere estrictamente a las directrices promovidas por estos organismos profesionales, en particular, el Código de Conducta y los Estándares Profesionales de Conservación del
Instituto, y el Estándar y orientación CIfA para la recolección, documentación, conservación e investigación de materiales arqueológicos.

“YORK ARCHAEOLOGICAL TRUST

ES UNA DE LAS PRINCIPALES UNIDADES DE CONSERVACIÓN ARQUEOLÓGICA MARÍTIMA EN EL MUNDO”

Nuestro programa de conservación
seguirá los principios éticos
de conservación arqueológica,
en particular:

Intervención mínima para lograr la recuperación de la cantidad máxima de información

Reversibilidad, es decir, el tratamiento de conservación se puede revertir en una fecha posterior si es necesario, sin dañar el artefacto en cuestión
Solo se usarán consolidantes y materiales de grado de conservación para evitar el daño continuo a los artefactos sometidos a tratamiento

No se realizará ninguna restauración a los artefactos. Cuando las áreas faltantes necesitan ser reemplazadas (es decir, proporcionar soporte físico para evitar daños continuos), las reparaciones se efectuarán utilizando los materiales adecuados y el color adecuado para que la nueva reparación permanezca claramente visible y no se induzca al público a creer que el artefacto está intacto y completo.

Se preparan planes escritos de conservación para cada clase de artefacto / tipos de materiales antes de comenzar el tratamiento de intervención.

Se considerarán debidamente los futuros análisis / potencial de investigación, garantizando que los tratamientos de intervención no prohíban la investigación en una fecha posterior. El potencial de investigación debe discutirse con las partes interesadas antes de que comience la conservación interventiva.

Se producirá un registro de conservación para cada objeto sometido a tratamiento y se tomarán imágenes digitales (incluidas escalas fotográficas) antes y después de la conservación. MAC utilizará un sistema de base de datos para registrar todos y cada uno de los artefactos recuperados del naufragio.

Los objetos compuestos, es decir, aquellos artefactos construidos a partir de dos o más materiales (típicamente madera y hierro) se tratarán caso por caso y se priorizarán para el tratamiento cuando sea necesario. Los factores que influyen en su tratamiento de conservación incluyen la singularidad del artefacto y las necesidades de conservación de cada uno de los tipos de materiales presentes.

No se iniciará ninguna intervención física en concreciones marinas recuperadas hasta que hayan sido sometidas a radiografía para identificar lo que está contenido dentro de la masa concretada. Las imágenes de rayos X resultantes determinarán las etapas de conservación posteriores.